Posteado por: 1profe+ | febrero, 2009

La ficción de la primera entrevista

En el mes de febrero del año 2007 tras haber publicado mis datos en el Consudec, recibí el llamado de la representante legal del Colegio Divino Maestro de Villa Insuperable, Esther Martínez, para combinar una entrevista de trabajo, ya que necesitaba una docente para cubrir las horas de diferentes materias. En el aviso publicado en el Consudec se aclaraba que yo aún no había finalizado la carrera, dado que en ese momento adeudaba finales.

El día de la entrevista, fui citada a las 8 de la mañana y atendida aproximadamente una hora más tarde. La representante legal se presentó, y me dijo que necesitaba cubrir las horas de algunas materias, no volvió a mencionar las otras materias que me había ofertado previamente (más adelante, ya trabajando en el colegio conocí a la profesora que dictaba esas materias, y ella no había sido avisada de que se la quería reemplazar).

Esther me comentó la situación económica del colegio y la modalidad del pago “en cuotas” del sueldo, argumentando que el colegio era “una comunidad de bienes” hasta agosto del 2007, momento en el cual, según ella, se haría efectiva la subvención, y esto regularizaría el pago de los sueldos, con los retroactivos correspondientes. De todas formas, ella aseguró que mientras tanto el sueldo del mes se cobraba “en cuotas” en el transcurso del mes siguiente. También mencionó la dificultad de cobrar “entero” en el mes el sueldo de los cargos como el de preceptor, director, secretario, pero en el caso de las “horas” de los docentes, era factible el cobro de las mismas en el transcurso del mes, por tratarse de montos menores.

Cuando Esther leyó mi currículum y vio el analítico de mis materias aprobadas, me dijo que como me faltaban algunas materias para recibirme, ella me ofrecía el cargo de preceptora. Yo no estaba muy convencida. Ella aducía que si bien el colegio estaba en problemas económicos, si yo aceptaba el cargo de preceptora tenía ciertos beneficios como estar en blanco, una obra social y me brindaba experiencia y antigüedad docente, a pesar de que cobrara el sueldo “en cuotas”. Cuando le pregunté cuál era el sueldo de preceptora, dio vueltas para contestarme, porque decía que no sabía, porque tenía que haber un aumento, le pedí que me dijera ya que yo no iba a dejar mi trabajo anterior si no sabía lo que iba a cobrar, y me dijo que $700 era el sueldo por trabajar como preceptora de lunes a viernes de 7:15 a 13 hs (aproximadamente, cuando el sueldo de un preceptor en esa época era mucho más).

Luego de unos días me llamó y acordamos una segunda entrevista allí ella volvió a ofertarme el cargo de preceptora, y yo no lo acepté. El cargo de profesora lo aceptaría, porque eran 4 horas semanales “cobrables” en el transcurso del mes, no así el de preceptora. Finalmente, aceptó mi contraoferta. Me habló de la existencia de un contrato de trabajo que yo debería firmar, por el cual se me daría de baja en diciembre y luego se me daba de alta de nuevo en marzo del año siguiente, contrato que nunca me trajo y que nunca firmé, más tarde me enteré que no existen los contratos de trabajo en docencia y que no pueden dar de baja a alguien en diciembre y el alta en febrero.
Ese mismo día conocí a la que era la Directora hasta ese momento, quien cuando yo ingresé al colegio en marzo ya no estaba.

Durante el primer mes de trabajo, al entrar a los cursos los alumnos comentaban situaciones previas con los profesores y decían que “ningún profesor cobraba”, yo confiaba en lo que me había dicho la representante legal, que el colegio pagaba el sueldo, pero “en cuotas”, y además que la estadía en el colegio me reportaba beneficios futuros a nivel antigüedad docente, aportes previsionales, etc., y por sobre todo, como ella me había asegurado, todo se solucionaría en agosto.

Durante el mes de abril se me abonó el sueldo del mes de marzo. Pero esto no ocurrió con los demás meses, cuando fui a solicitarle a la representante legal si podían aumentarme la “cuota” (la parte de mi sueldo que recibía cada vez que iba al colegio), ya que había habido varios feriados y un asueto y esto me había impedido cobrar mi cuota semanal, me dijo que iba a tratar, pero en los hechos no se hacían efectivas sus promesas, lo máximo que recibí en tres oportunidades (en diferentes meses) fueron cincuenta pesos. Ella me recomendó que fuera al colegio otro día en la semana, fuera de mi horario de trabajo, para retirar algo más de dinero si quería incrementar mi cuota, cosa que obviamente estaba fuera de mis posibilidades porque tenía otras obligaciones.

Fue entonces cuando empezamos a ver con otros colegas que los sueldos que estábamos cobrando eran menores que los que cobraban otros colegas en otros colegios, cuando se lo planteé a Esther primero me dijo que le iba a preguntar a su contador (siempre que se le preguntaba algo relacionado al sueldo o al recibo delegaba la responsabilidad de los errores sobre el contador y ella “nunca sabía nada”) al mismo tiempo me dijo que era diferente lo que cobraba un profesor de colegio privado y uno de escuela estatal, cosa que después supe que era mentira: la ley 66.111 equipara los salarios de los docentes públicos y privados.

No obstante las dificultades que se presentaban con el cobro del salario, mi compromiso siguió siendo el mismo.

La subvención nunca llegó, y cuando reclamé formalmente lo adeudado y el reconocimiento de las diferencias salariales me dijeron que quedaba fuera del proyecto de la escuela por no tener título docente. Triste manera de pagar… y no hablo de salario, sino de moral y respeto por el compromiso ajeno.

Espero que contar mi experiencia sirva para que a nadie más le pase.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: