Cargas sociales

Recuerdo que cuando pasaba por la ventanilla de administración y Ana Hidalgo, la hija de la representante legal, me daba $15, a lo sumo $20 o $25 “a cuenta” de mi salario, (y me estaban pagando con 6 o 7 meses de retraso) ciertas preguntas retóricas me asaltaban.

Seguro que si sos profe, a causa de la inflación estarás cobrando una cuota algo más alta, pero que en proporción es la misma pequeñez que cobrabamos nosotros, y te vas con la misma sensación de que la deuda de la escuela con vos crece y no sabés que hacer.

Pero tal vez, vos como nosotros, estás ahí, seguís ahí, te la aguantás, porque querés la antigüedad. Pero te preocupa tanta precariedad. Seguro que Ester te dijo cuando entraste, como nos dijo a nosotros, que tu empleo iba a ser en blanco, todo en regla. Que lo único que iba a ser irregular era el pago del sueldo. Pero ante cada cuota de tu salario te preguntás: “Si me pagan así, ¿habrá plata para pagar los aportes previsionales?”

Bueno, por si no lo sabías, hay una forma de enterarte: en la página Mis Aportes de la AFIP (si tenés dificultades y necesitás una ayuda, al final tenés el link a las indicaciones). Te contamos que cuando nosotros hicimos la consulta, tuvimos la desagradable sorpresa de encontrar que todos los aportes estaban impagos, y con suerte había alguno parcialmente pago. En el peor de los casos, muchos de nosotros no aparecíamos incluídos en la declaración jurada, es decir, para el sistema no existíamos, estábamos trabajando en negro.

Por las dudas, y para confirmar la página, fuimos a la ANSES a pedir el detalle de los aportes. Por ser una escuela de provincia, los aportes van al IPS (Instituto de Previsión Social de la Provincia de Buenos Aires); es decir, ANSES no se entera si se hizo la transferencia de aportes o no. Lo que sí tiene registrado (y aparece en el informe) es que hay un empleador que debe hacer una transferencia de dinero. En el caso de los informes que pedimos, el CUIT del colegio, o sea, el de Ester Martínez de Hidalgo, su representante legal, no aparecía, corroborando que no estábamos declarados pese a que todos los meses nos descontaban.

Otra forma de enterarnos fue a través de los colegas que quisieron tramitar la obra social. Como es de esperar, el trámite rebotó no sólo por falta de aportes, sino porque “no están declarados, no figuran como empleados de la institución”, tal como dijeron empleados de la obra social.

Ester nos decía que el colegio se acoge a moratorias y que paga todo junto. Aún así, debería haber una declaración jurada y figurar los aportes como impagos. La realidad es que en nuestro caso, nunca pagaron.

Esto tuvo repercusiones posteriores, porque para reconocer la antigüedad, DiPrEGeP (Dirección Provincial de Educación de Gestión Privada) exige que los aportes estén al día, si no no otorga certificados CEC 15 avalando la antigüedad.

—> Hacé una consulta de tus aportes

—> Pasos para realizar la consulta en misaportes.com

—> ¿Qué es un CEC 15?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: